Por las calles

CAMBIOS DESFAVORABLES

Written by

En continuidad con los cambios que observé en la Ciudad al retomar mi actividad como taxista en 2001, después de haberla interrumpido en 1990, paso a describir el que a mi entender, se convirtió en el principal inconveniente para el normal desenvolvimiento del transito, fundamentalmente, en el centro porteño. Se trata de los piquetes y manifestaciones sin control. Sin la intención de discutir aquí la justicia de los reclamos, no me parecía que fuera el método adecuado de peticionar a las autoridades, el hecho de cortar las calles, perjudicando el libre tránsito de miles de personas ajenas al conflicto que originó la protesta.

Los cuatro principales puntos en los cuales se desarrollaban las manifestaciones que obligaban al corte de calles eran estos:

1) Frente al Congreso Nacional en Rivadavia y Callao.

2) En la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada.

3) En Avenida 9 de Julio entre Moreno y Belgrano, frente al Ministerio de Acción Social.

4) En Leandro N. Alem entre Viamonte y Tucumán, frente al Ministerio de Trabajo.

El último era el que más inconvenientes me provocaba, especialmente en la época en la que yo me dirigía a buscar pasajeros a la esquina de Córdoba y Florida, ya que la tardanza en llegar a esa intersección no compensaba el hecho de que rápidamente se consiguiera un viaje, debido a la falta de taxis libres en la zona. En ocasiones, y especialmente cuando la concentración de público era muy grande, el tránsito ya se cortaba a la altura de Retiro, obligando a los conductores que se dirigían al centro por el Bajo, a desviarse por Eduardo Madero, que así se volvía una arteria caótica al coexistir en ella su circulación habitual de camiones y micros de larga distancia, con los colectivos y el transito liviano que se veían imposibilitados de pasar por Leandro N. Alem.

Lo fundamental para mi era estar enterado de estos cortes de calles. Muy atento al informe de tránsito de las radios, trataba de evitar la zona, y además, le avisaba al pasajero que necesitaba acercarse al centro, de lo complicado de la situación. Le sugería caminos alternativos o en ciertos casos le recomendaba tomar el subte para poder llegar a su destino.

Otra modificación del paisaje ciudadano se produjo en 2002, al cerrarse el Mercado de las Flores que funcionaba en la esquina de Corrientes y Acuña de Figueroa, y que se traslado a Olavarría 3240, en Barracas. En esa manzana del barrio de Almagro se abrió una Iglesia Evangélica, con entrada principal en Avenida Corrientes 4070. Sin embargo, quedaron sobre Sarmiento entre Gascón y Medrano, y sobre Acuña de Figueroa entre Corrientes y Sarmiento, una veintena de puestos de venta que resistieron el cierre del lugar y que integran el llamado Paseo de las Flores.

También fue importante el paulatino traslado de oficinas judiciales, desde Talcahuano 550, hacia Avenida de los Inmigrantes 1950 -ex edificio de Ferrocarriles- y a Comodoro Py 2002 -ex edificio de Vialidad-, en la zona de Retiro, formándose un nuevo polo judicial con fuerte movimiento de publico desde y hacia ellos. Por lo tanto, esto se convirtió en una nueva opción para la búsqueda de pasajeros. En las cercanías, además,  se instalo -en 2011- la Terminal de Cruceros Benito Quinquela Martín, donde rápidamente se instalo una nueva parada de taxis.

Andrés Rosen

Foto: El Congreso de la Nación, enclavado en una zona de frecuentes manifestaciones.  

About the author

Leave a Comment