Por las calles

COCINA PERUANA EN LACROZE Y FREIRE

Written by

Durante ocho años, fue un cíber-café. Pero el propietario del fondo de comercio lo reconvirtió en un restaurante especializado en cocina peruana. Dialogamos con él y su socio.

En 2007, en Lacroze y Freire se estableció un cíber-café que duró hasta hace un par de meses. César, su dueño, había llegado de Perú en 2004. Primero, trabajó de albañil en negro pero cuando consiguió su DNI empezó a progresar, a tal punto de abrir aquel ciber-café en tiempos en que el boom de la computación lo ameritaba. Sin embargo, el trabajo comenzó a declinar hace unos años y César debió cerrar el negocio. No obstante, en el mismo lugar, estableció junto a su compatriota Luis, un restaurante de comida peruana. Su nombre es Misky Micuy (significa, en idioma quechua, comida deliciosa) y se inauguró a principios de marzo.

ciber1

Así se veía el frente en su etapa anterior.

«El ciber anduvo bien durante la primera época pero llegó un momento que ya no daba para más», reconoce César. «Ahora todo el mundo anda con Internet encima; en el celular, en la tablet… El laburo estaba decayendo mucho y no me quedó otra alternativa que bajar la persiana».
César describe las sensaciones que tuvo al cerrar el negocio anterior. «Fue un sábado, el 4 de enero. Yo sabía que sería el último día. Desde que vine de mi país, Colegiales ha sido mi barrio, pasé lindos momentos y conocí mucha gente. Le estoy muy agradecido. Y sí… hubo cierta tristeza, porque además las instalaciones había que reformarlas, íbamos a destrozar todo. Aunque por otra lado, las expectativas por lo que se venía, eran muy buenas».

2016-03-17 20.01.56

César y Luis, los socios, dialogaron con nosotros.

Luego de dos meses de obra, el restaurante quedó listo para estrenar. Sobre el cambio de rubro, César explica: «La comida peruana es reconocida en todo el mundo. Es así que me asocié con Luis, un chef muy importante, y le dimos para adelante. La verdad que arrancamos muy bien, somos nosotros dos y aparte podemos darle trabajo a cinco personas más».
Su socio se suma a la charla. Luis tiene amplia experiencia en el rubro gastronómico, ya que tuvo emprendimientos de ese tipo tanto en Buenos Aires -actualmente también es dueño de una parrilla- y en Perú. «Nuestra cocina  ha obtenido premios a nivel mundial y aquí en la Argentina, gusta muchísimo. Creo que su gran secreto es la variedad. Hay tanto que ni te lo podés imaginar», cuenta, y añade más características que resaltan sus virtudes: «Los condimentos son claves. Al tomar elementos de la India o de Asia, la combinación da por resultado sabores espectaculares».

2016-03-17 20.03.45

La gente de Misky Micuy del otro lado del mostrador.

Los socios son conscientes, no obstante, que no todos están acostumbrados a lo picante: «En el menú no vas a encontrar nada demasiado condimentado, solamente si lo pedís especialmente, porque sabemos que mucha gente no está acostumbrada», asegura Luis, apuntando una anécdota con la que quizás se identifiquen numerosos lectores: «Tengo una amigo que le escapa a todo lo que no sea lo clásico. Cuando lo invité, dudó. Después vino tres días seguidos. Comió un lomo saltado con papas fritas que le encantó. A veces, existen prejuicios por no haberse animado nunca a probar».
Luis aporta un dato interesante: «No soy partidario de la comida gourmet. Yo cocino acá como lo hago para mi familia, para que nadie se quede con hambre. No dejamos de lado lo comercial, eso es obvio, pero ante todo elegimos disfrutar de algo que hacemos con tanta pasión como la cocina».

2016-03-17 20.05.02

Una vista panorámica del salón en el atardecer, listo para recibir los comensales que lleguen a cenar.

Misky Mikuy está abierto de 11 a 15 hs, y de 19 hasta el cierre. Todavía no tienen delivery, pero ya están analizando su incorporación: «Probablemente eso suceda pronto, pero no queremos apurarnos», indican. Y coinciden que el restaurante tuvo muy buena respuesta en estos primeros días: «No podemos quejarnos, todo lo contrario, esperemos seguir así».
Por último, los consultamos acerca de cuál es el costo promedio para comer en MM: «Anda por los 180 pesos -con bebida aparte-, aunque los platos son tan abundantes, que comen dos personas tranquilamente».

2016-03-17 20.08.48

 

About the author

Leave a Comment