Por las calles

EL PROBLEMA DE VIAJAR EN COLECTIVO

Written by

El hilo se corta por lo más delgado, y el que termina padeciendo la falta de acuerdo en esferas gubernamentales y empresariales, es el usuario del colectivo. Esto, viene a cuento de lo acontecido con el transporte de pasajeros en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA. En los últimos días, se viene sintiendo el efecto de una fuerte reducción en la circulación de unidades en calles y avenidas porteñas y del conurbano, con una merma que sería de aproximadamente un 50 por ciento en promedio. ¿El resultado? Largas filas, mucha demora, colectivos que van repletos y no se detienen en las paradas, hacinamiento en el interior de los vehículos… Y desde luego, un enorme fastidio.

En función de las notorias dificultades, los empresarios del sector se encargaron de explicar que la razón de la disminución del servicio, se debe a una crisis estrechamente ligada al bajo costo que tiene el boleto y a que los subsidios recibidos de parte de Nación, resultan insuficientes para cubrir sus costos. Hoy por hoy, las tarifas continúan congeladas desde agosto. Entretanto, en este período sí aumentaron valores como el precio del combustible, motivo que desequilibró las cuentas de los propietarios. Como los subsidios aportados por el gobierno nacional tampoco están moviéndose, el desajuste para el empresariado golpea por partida doble. La solución que estos hallaron  como paliativo es la merma de los servicios. En consecuencia, los grandes afectados han pasado a ser los usuarios. Como el dicho lo indica, el hilo se corta por lo más delgado.

Se ha escuchado a lo largo de las últimas semanas que para contrarrestar el déficit de las empresas, y si se considerara una eventual quita de subsidios, que el valor del boleto debería costar entre 800 y 1000 pesos. O sea, diez o más veces más caro que lo que se paga actualmente. Por su parte, el nuevo gobierno de La Libertad Avanza, se ha mostrado proclive desde los tiempos de campaña electoral, a dar de baja subsidios a cargo del Estado, ya sea en lo referente al transporte como en distintos ámbitos, con el objetivo de reducir el gasto público.

Este complejo panorama mantiene preocupada a muchísima gente que observa como peligra su capacidad adquisitiva. La problemática que sufre el AMBA a nivel colectivos, es ahora una más de esas preocupaciones.

En un intento por destrabar la delicada situación, en las próximas horas se produciría una reunión entre los empresarios y el gobierno nacional. A futuro, también podría darse que este último se desligue del asunto para que el mismo sea abordado exclusivamente por las autoridades de Ciudad y Provincia.

About the author

Leave a Comment