Por las calles

ENTRE PLAZA ONCE Y EL ABASTO

Written by

Regreso a Plaza Miserere, pero en esta oportunidad, en viaje directo desde Barrancas de Belgrano a bordo de un vehículo de la línea 64. Después de circular por Avenida Santa Fe, el colectivo dobla a la derecha por Pueyrredón. Es allí donde me surge una reflexión respecto de la ocasión en la que esta avenida se convirtió en doble mano. Fue a partir de 2009, cuando ya era dificultoso su tránsito como mano única hacia el sur. Entiendo que los grandes beneficiados han sido los vecinos de la calle Larrea (por donde circulaban los colectivos, mano al norte), pues dejaron de padecer la contaminación y el ruido producido por el intenso tránsito. Sin embargo, considero que la circulación sobre Pueyrredón se complicó todavía más de lo que era previamente a la modificación.

Desciendo del colectivo al  llegar a Plaza Miserere. En primer lugar observo esta paradoja: la estación en combinación de los subtes A y H tienen en sus dos bocas, una al lado de la otra, dos nombres diferentes. Una con la nueva denominación “Once-30 de Diciembre”, y otra con la antigua, “Plaza Miserere”, hecho que me pareció sumamente desprolijo y confuso. Recuerdo además que en el nudo subterráneo bajo el Obelisco, las estaciones de los subtes B, C y D tienen sus bocas de entrada principales, alejadas entre sí.

Frente a la plaza, un antiguo letrero (sobre Pueyrredón) dice: Mercado y Frigorífico Plaza Once-Lezica Ltda. Comienzo a caminar por Avenida Rivadavia, junto a la plaza. De inmediato está la parada de la línea 57, rumbo a Luján, que también tiene cabecera en Plaza Italia (se da esta situación poco común en el transporte de CABA, producida al desaparecer la línea 52,conocida como “La Lujanera”, que hacía el recorrido Once-Luján). En el centro de la plaza está el monumento a Bernardino Rivadavia, con un mausoleo enrejado y un estado de conservación que deja bastante que desear.

cartel_Cromañon

Al  llegar a Ecuador doblo a la derecha, pasando frente a la terminal de la línea 68, en mi opinión, una de las mejores de la Ciudad de Buenos Aires en cuanto a la modernidad de sus unidades y la alta frecuencia de servicios. En la esquina de Ecuador y Bartolomé Mitre comienza la cuadra de la tragedia de República de Cromañón, el salón bailable que se incendió el 30 de diciembre de 2004. Se ven, por ejemplo, fotos de las víctimas y en proximidades de Jean Jaures, un cartel muestra donde estaba la entrada del boliche, junto a los nombres de las víctimas. Allí se encuentra otro cartel, denominando al lugar “Pasaje de los Pibes de Cromañón”.

Desde este impactante lugar retomo mi camino por Bartolomé Mitre hacia Pueyrredón, pasando junto a la Estación Once, cabecera del Ferrocarril Sarmiento. Después, doblo a la izquierda por Pueyrredón. El frente de un local de la Pizzería “La Americana”, posee la pintoresca escultura de un cocinero en su puerta de acceso. A tres cuadras, doblo a la izquierda por Avenida Corrientes.  Al llegar a Jean Jaures, giro media cuadra a la derecha, donde comienza el pasaje “Carlos Gardel”, cuyo cartel indentificatorio parece no estar en el lugar. Tiene una cuadra de longitud hasta Anchorena, pasando al 3157, frente al edificio “Palacio Gardel”. En la esquina de Anchorena están el Monumento al Bandoneón, la estatua del inolvidable cantautor y varias placas en su homenaje, junto al Restaurante “Chanta Cuatro”, en el cual el “Morocho del Abasto” solía reunirse con sus amigos.

En esta esquina, estoy frente al Abasto Shopping, fundado en 1998. En su acceso de Avenida Corrientes se ve una placa que recuerda que el 1 de abril de 1893, se inauguró allí el antiguo Mercado de Abasto (dejó de funcionar en 1984). A continuación arribo a la intersección con Agüero, calle sobre la cual, doblando a la derecha, una placa homenajea al músico de rock Luca Prodan. Se destacan en esta zona varios restaurantes de gastronomía peruana. Poco más adelante, después de atravesar el amplio sector de la entrada principal al shopping, doblo por Lavalle hacia la derecha, pasando junto a un puesto de diarios y revistas, que también ha sido denominado “Carlos Gardel”, nombre que también lleva la ex estación del Agüero del Subte B.

About the author

Leave a Comment