Por las calles

LOS CAMBIOS EN LA CIUDAD

Written by

Por Andrés Rosen.

En el transcurso de los 19 años que en total estuve al volante de un taxi, en esta segunda etapa comenzada en 2001, observé una gran cantidad de cambios que modificaron la cara y el tránsito de la ciudad. Empiezo por las bicisendas: su primer tramo fue inaugurado en septiembre de 1997, con un recorrido de 7 kilómetros entre el Jardín Japonés y el estadio de River Plate. En este caso, en los comienzos, las bicisendas estaban sobre la vereda y no ocupaban ningún carril de la calzada, por lo cual no interferían con el transito, como más tarde si lo hicieron las ciclovías, cuyo primer tramo fue inaugurado en marzo de 2010 entre Plaza Italia y Plaza San Martín. Luego se multiplicaron rápidamente y lo que representa una magnifica iniciativa, en algunas circunstancias, de acuerdo a mi opinión, se convirtieron en un gran inconveniente, por algunos criterios de su ubicación que no llego a comprender.

En otra de las transformaciones importantes ocurridas en Buenos Aires, por ejemplo, a partir de 2009 y 2011, las avenidas Pueyrredón y Santa Fe volvieron a ser doble mano, lo que trajo aparejado cambios de mano en calles paralelas, como Ecuador, Arenales y Güemes, para que estas fueran alternativas de las avenidas mencionadas. Pese a ello, tanto en Ecuador como en el eje Juncal-Arenales, se construyeron ciclovias, por lo cual en estas arterias el transito automotor, en algunos importantes tramos quedó reducido a un solo carril al no cumplirse la prohibición de estacionar sobre la derecha y por consiguiente, el avance de los automotores era extremadamente lento. En cambio al desviarse el recorrido de los colectivos que circulaban por Larrea, Güemes y Marcelo T. de Alvear-Charcas hacia las avenidas, los vecinos de estas calles se vieron favorecidos al quedar liberados del ruido y de la contaminación ambiental que generaban.

Como contrapartida a este beneficio, el tiempo de viaje como para llegar por Pueyrredón a Plaza Once o por Santa Fe al centro porteño, se incremento significativamente al implementarse la doble mano. A Según mi criterio, en 2015 también se cometió un error cuando se cambió el sentido vehicular de la calle Boulogne Sur Mer, que era utilizada como alternativa para acceder a Plaza Miserere, y al transformarse en mano con dirección a Córdoba, dejó de ser útil y quedó con escaso tránsito.

Asimismo, veo como un tema peligroso el hecho de que las ciclovias sean de doble mano, ya que esto obliga a redoblar la atención de los automovilistas en los cruces con estas, considerando, además, el escaso cumplimiento de las normas de tránsito por parte de los ciclistas. En los últimos meses, ya en condición de peatón, he observado que se construyeron ciclovias sobre la izquierda de la Avenida Cordoba y la Avenida Corrientes, hecho que complicó más todavía la ya de por sí, difícil circulación por ambas arterias.

Aparte hay nuevas reducciones de la calzada, a ambos lados de la Avenida Federico Lacroze entre Cabildo y Amenábar –barrio de Colegiales-, donde incorporaron senderos peatonales, entonces, las ventajas para los caminantes se transforma en un inconveniente para los usuarios de los colectivos, dado que desaparecieron las paradas de las líneas 42 y 63, entre Zapiola y la Avenida Cabildo.

Son muchos más los cambios en la ciudad de Buenos Aires. Seguiré mencionándolos en sucesivas notas…

Foto: un sector peatonal añadido a la Avenida Federico Lacroze, en mayo de 2020.

About the author

Leave a Comment