Por las calles

MUJERES EN EL MAPA DE BUENOS AIRES

Written by

María Remedios del Valle.

Es una calle de Parque Avellaneda. De aproximadamente 250 metros de extensión, corre en forma paralela, junto a la Autopista Perito Moreno. Comienza en la Avenida Lacarra, culminando junto a la calle Cagliari. Recibió su nomenclatura el 18 de enero de 1944.

Nació en Buenos Aires, en una fecha indeterminada, entre 1766 y 1767. Falleció en  noviembre de 1847, en la misma ciudad. Descendientes de afroamericanos, se desempeñó en cargo militares, como cuando asistió  al ejército de Manuel Belgrano en la batalla de Ayohúma. Además fue auxiliar en las Invasiones Inglesas. Tras la Revolución de Mayo fue auxiliar y combatiente del Ejército del Norte que comandaba, durante la guerra de la Independencia. Le otorgaron el rango de capitana y fue nombrada «Madre de la Patria». En el tramo final de su vida, la nombraron sargento mayor del Ejército.

Se incorporó al  Ejército del Norte en 1810, acompañando a su y sus dos hijos. De los cuatro, sólo ella sobrevivió a las luchas armadas. Como auxiliar, colaboró durante el avance sobre el Alto Perú, que terminó en victoria sobre los realistas. En vísperas de la batalla de Tucumán se presentó ante Belgrano, a fines de pedirle que la dejara atender a los heridos en las primeras líneas de combate. El general se lo negó, pero María Remedios igual de todas formas fue al frente y asistió a los combatientes. Esto le valió el mote de «Madre de la Patria». Luego del triunfo Belgrano la nombró capitana del ejército.

El 14 de noviembre de 1813 las fuerzas patrias se midieron otra vez ante los españoles en la batalla de Ayohúma. Esta vez resultaron doblegados. María, que también combatió, resultó herida de bala. La tomaron prisionera y siete veces estuvo cerca de que la fusilaran. No obstante huyó y se reintegró a las tropas patrias, en esta ocasión, en los ejércitos de Martín Miguel de Güemes y Juan Antonio Álvarez de Arenales, donde luchó y ayudó a los heridos en los hospitales de campaña. Las batallas de Vilcapugio y Tucumán, así como el Éxodo jujeño, también la tuvieron como partícipe.

Luego de la guerra regresó a Buenos Aires, pero lejos de tener un buen pasar, se dedicó a ofrecer pastele, tortas fritas y también a mendigar, frecuentando las iglesias de San Francisco, Santo Domingo y San Ignacio, y la actual Plaza de Mayo.

En octubre de 1826 solicitó 6000 pesos como pago por sus servicios a la patria y por la pérdida de su esposo y sus hijos. Unos meses más tarde, su pedido fue rechazado por el ministro de Guerra de la Nación, general Francisco Fernández de la Cruz, quien le recomendó que se dirigiera a la legislatura provincial.

En agosto de 1827 fue reconocida por el general Viamonte mientras  mendigaba en la plaza de la Recova. Se presentó entonces un proyecto para darle una pensión por sus servicios, aunque recién esto le fue aceptado en junio de 1828, tras la insistencia de Viamonte y de Tomás de Anchorena. Gracias a estas gestiones le otorgaron un sueldo básico, correspondiente al grado de capitán de infantería. Poco después, en  noviembre de 1829, remedios fue ascendida a sargento mayor de caballería. En enero de 1830 fue incluida en la Plana Mayor del Cuerpo de Inválidos, con el sueldo íntegro de su clase.

En 1835 un decreto de Juan Manuel de Rosas le ubicó en la plana mayor activa con su grado de sargento mayor. Hasta su fallecimiento, en 1847, cobró una pensión a la cual se le aplicó un aumento del 600 por ciento. El 8 de noviembre de ese año, se conoció su fallecimiento.

En abril del 2013, se sancionó la Ley que conmemora el «Día Nacional de los Afroargentinos y de la Cultura Afro». Desde entonces, este se celebra cada 8 de noviembre.

Foto: la calle que le rinde homenaje a María Remedios del Valle, en su encuentro con Cagliari, Parque Avellaneda.

About the author

Leave a Comment