Por las calles

UN DNU DESPUÉS DE LA TORMENTA

Written by

Son casi las cuatro de la mañana. El viento empieza a golpear con fuerza. El calor sofocante va quedando atrás, pero lo que se viene será durísimo… El inusual fenómeno climático me despertó. Rápidamente, me levanto de la cama y cierro ventanas. Unas horas antes leí la noticia de que un trágico temporal había azotado a Bahía Blanca. ¿Será el mismo que está pasando ahora por Buenos Aires? Las ráfagas pegan con violencia. Tengo que sostener fuertemente una ventana para que no se abra. Transcurren cinco, diez minutos… Entre los sonidos propios del temporal, suenan las alarmas provenientes del exterior. De a poco, el viento comienza a calmarse. Ahora llueve. Me acuesto nuevamente y logro conciliar el sueño. En la mañana del domingo, salgo a hacer cosas por el barrio. El panorama es más grave de el que esperaba. Hay gran cantidad de ramas sobre aceras y calzadas, cables caídos y objetos desparramados por el suelo. Pero además, se ven árboles arrancados prácticamente de raíz. Uno cayó sobre el techo de una vivienda, a una cuadra de casa. Los autos estacionados también fueron “víctimas” de tremendo ventarrón. En boca de la gente se escucha la palabra tornado. Una noticia dice que podría haber sido un huracán…
Lo concreto es que el AMBA y sus alrededores han quedado seriamente dañados tras el paso del fenómeno. Ante la delicada situación, el gobiero porteño emitió un Decreto de Necesidad y Urgencia. De acuerdo a lo señalado desde buenosaires.gob.ar, el DNU es “para atender y paliar los daños ocasionados por los fuertes vientos que hayan sufrido tanto bienes inmuebles como automotores radicados en la Ciudad. La medida se trata de la entrega de una suma fija de dinero, que será establecida por la Secretaría de Gobierno y Vínculo Ciudadano considerando la magnitud del perjuicio por el temporal, que deberá superar un procedimiento de verificación, y la vulnerabilidad económica del solicitante. Los montos serán de hasta $ 2.500.000, para daños de bienes inmuebles, y $ 1.500.000, para automotores, independientemente de la magnitud de los daños verificados”.
A partir de lo indicado por el portal oficial del GCBA, un mismo damnificado “podrá recibir subsidios acumulados por perjuicios acreditados en un inmueble y un automotor. En ningún caso se otorgará el beneficio a distintas personas respecto a un mismo bien”.
En otra parte del comunicado, se especifican las condiciones para recibir el subsidio. Para inmuebles: “Deben encontrarse situados en la Ciudad y haber sufrido los daños alegados al momento del temporal. El solicitante debe ser titular o sucesor universal”. Para automotores: “Deben encontrarse radicados en la Ciudad conforme surge del Registro de Propiedad Automotor y haber sufrido los daños declarados por encontrarse estacionados o circulando en el territorio porteño durante el temporal. El solicitante debe ser titular o sucesor universal”.
A través del Banco Ciudad, también es posible solicitar préstamos. En tal sentido, el sitio web oficial indicó que dicha entidad bancaria “podrá ofrecer una línea de crédito a tasa subsidiada para asistir a las personas, consorcios de propiedad horizontal y establecimientos comerciales damnificados. Los préstamos estarán destinados a financiar, total o parcialmente, la reparación de inmuebles afectados, así como el arreglo o compra de automotores que hayan quedado inutilizados”.

About the author

Leave a Comment