Por las calles

LA PROLONGACIÓN DEL SUBTE

Written by

Otro de los cambios trascendentales que favoreció al transporte de pasajeros en Buenos Aires, ha sido la prolongación de los recorridos de las líneas de los subterráneos. La Línea A -la primera de América Latina, inaugurada en 1913 con un recorrido entre Plaza de Mayo y Plaza Once-, fue prolongada rápidamente hasta Primera Junta, permaneciendo inalterable hasta diciembre de 2008, cuando se estrenaron las estaciones Puán y Carabobo. Desde septiembre de 2013 llega hasta su actual cabecera en la estación San Pedrito, con la nueva estación intermedia San José de Flores, sita en Avenida Rivadavia 6960.

La Línea B, inaugurada en 1930 entre Leandro N. Alem y Federico Lacroze, bajo la Avenida Corrientes, prolongó en su recorrido en 2003, hasta las estaciones Tronador y Avenida de los Incas, y finalmente en 2013, se abrieron las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas, esta última, ubicada en Avenidas Triunvirato y Monroe, conectándose allí con el Ferrocarril Mitre en la estación Urquiza.

La Línea C, inaugurada en 1934, mantiene su recorrido entre los barrios/estaciones de Constitución y Retiro desde 1936, siendo la única de las líneas cuyo trayecto es el original.

La Línea D se inauguro en 1937 y entre 1940 y 1993 mantuvo su recorrido inicial: entre Palermo y Plaza de Mayo. En dicho año se puso en marcha la estación Ministro Carranza, con correspondencia al apeadero del Ferrocarril Mitre del mismo nombre, el cual había sido inaugurado en 1987. Finalmente en 1997, el subte llegó al barrio de Belgrano, cuando comenzaron a funcionar -en ese año- las estaciones Olleros y José Hernández. En 1999 se abrió la estación Juramento y por ultimo, en el año 2000, quedó habilitada la actual cabecera de la Línea D, en Avenida Cabildo y Congreso, denominada Congreso de Tucumán.

Deseo referirme especialmente a esta línea ya que yo usaba con mi taxi su estación terminal como punto de referencia, a partir de las 18.30 hs, aproximadamente, para buscar pasajeros que descendían del subte y continuaban el viaje hasta su domicilio. Por lo tanto, una vez que concluí mi primera etapa como taxista, en 1990, buscaba pasajeros a la salida de la estación Palermo. Ya en mi segunda etapa al volante de un taxi, lo hacía en Congreso de Tucumán. Desde aquí los viajes podían darse hacia diferentes lugares, dependiendo si trataba de conseguir un viaje sobre el lado par o impar de Cabildo. En el primer caso los pasajeros se dirigían por Congreso hacia el oeste, mientras que desde el lado impar, generalmente eran por Cabildo hacia el barrio de Saavedra, o por Congreso hacia la Avenida del Libertador.

La Línea E tiene la particularidad que cambió su recorrido en 1966, ya que desde su creación, en 1944, hasta dicho año, circulaba entre Constitución –por debajo de la Avenida San Juan- hasta Boedo. En 1966 quedó inaugurado su nuevo recorrido: se desviaba en la estación San José hacia la estacion Bolivar (en Plaza de Mayo) quedando desactivado el tramo hacia Constitución. Todavía guardo un lejano recuerdo de mi infancia: por aquellos años yo viajaba en la Línea C, y observaba circular, casi en paralelo, a la formación  de la Línea E.

La línea fue extendiéndose bajo San Juan y Directorio-Eva Perón hasta San Pedrito, en la estación Plaza de los Virreyes, con combinación al Premetro. En 2019, y después de la friolera de doce años de construcción, el subte E comenzó a llegar a Retiro con estaciones intermedias en Correo Central y Catalinas. Fui testigo, desde el volante del taxi, de la exasperante lentitud en el avance de esta obra que producía grandes inconvenientes en el transito por Leandro N. Alem.

Foto: una antigua imagen de la entrada a la estación Olleros de la Línea D, en vigencia desde 1997.

Andrés Rosen

About the author

Leave a Comment